¿Por qué ser bueno si se puede ser extraordinario? Las 7 claves para ser extraordinario

Oct 4, 2017

Este artículo va dirigido a los que necesitan y quieren ser extraordinarios, más allá de ser buenos. Esas personas que entienden que ser bueno ese muy poco, esas personas que quieren reinnovarse para ser extraordinarias. Esas personas que saben que se vienen cambios que requieren acción inmediata y que no se contentan con ser mediocres o solo buenos. Personas que quieren desafiar el status quo y crear los propios. Personas que quieren alcanzar su potencial máximo y luego superarlo todas las veces que sea necesario. Son admiradores de personas como Elon Musk, Lionel Messi, Sheryl Sandberg, Susan Wojcicki, Michael Jordan, Miguel Ángel, Henry Ford, Marie Curie, Bob Dylan, Phil Knight, Mark Zuckerberg, Angela Ahrendts o Giorgio Armani y quieren ser como ellos.

Personas comunes y corrientes que decidieron ser extraordinarias. Que eligieron ser extraordinarias.

Los extraordinarios no transitan siendo un poco mejores que los buenos, sino que recorren un camino diferente. Ser extraordinario o extraordinaria requiere un estilo de vida diferente. Son ellos los que protagonizan el avance del mundo a través de hacer lo extraordinario en los negocios, el deporte, la ciencia, el arte y en cualquier ámbito.

Los extraordinarios sostenidamente se reinnovan para elevar sus altos estándares de performance y logro. Incluso ellos mismos cambian las reglas del juego acabando con sus propias obras para generar lo nuevo.

La evidencia muestra que cualquiera puede ser extraordinario, pero necesitará entender profundamente las siguientes 7 claves para iniciar su camino a lo extraordinario.

1. Crean una clara y formidable visión de largo plazo
(crean un sueño)

Los extraordinarios son capaces de imaginar un sueño que muchos creen inalcanzable. Ellos lo hacen entendiendo el mundo y creando un futuro formidable que están plenamente seguros de conseguirlo. Las personas que sostenidamente tienen altos estándares de logros tienen muy claro qué cambio quieren hacer en el mundo y por qué lo quieren hacer. Ellos se conocen muy bien y están siempre haciéndose preguntas propulsoras muy difíciles que gatillan claridad. Por ejemplo si revisas Google verás su visión “organizar la información del mundo y hacerla universalmente accesible y útil”, o Twitter, “ser el pulso del planeta”, o Amazon “ser la empresa más centrada en el cliente del planeta; construir un lugar donde la gente pueda encontrar y descubrir cualquier cosa que quiera comprando online”. Ellos buscan impactar el mundo para bien, significativamente.

Los extraordinarios se levantan todas las mañanas a cambiar el mundo, se divierten con con su visión y ejecución. Ellos entienden muy bien la diferencia entre visión y alucinación. Ellos comparten abiertamente su propósito de vida y visión, la conversan, la expanden. Cuando le preguntaron a Elon Musk (Tesla), cómo describe a una persona extraordinaria dice, “Si quieres tener cualquier tipo de logro extraordinario tu no puedes estar movido por el dinero, la fama o la gloria. Es el conseguir tu visión y objetivos lo que te mueve cada día”. O como decía Steve Jobs (Apple), “si tu estas trabajando en algo realmente excitante y que te importa mucho, no necesitas ser empujado. La visión es la que te atrae y te moviliza”.

2. Se imponen objetivos ambiciosos y usan las restricciones a su favor (Los objetivos para alcanzar el sueño)

Los extraordinarios viven de auto-imponerse objetivos muy elevados, lo que hace que algunos inmediatamente los cataloguen de locos. Ellos entienden muy bien el problema que intentan solucionar y usan toda la tecnología disponible o la inventan para alcanzar esos impresionantes objetivos. No se amilanan con las restricciones, por el contrario las usan a su favor. Saben que en lo desconocido están las grandes oportunidades. Sus ambiciosos objetivos son un claro indicador de cómo buscan crear nuevos status quo. Piensa en Steve Jobs, Elon Musk o Larry Page (Google). Ellos trabajan día a día para conseguir cosas “imposibles”. O piensa en Mozart, Dalí, Curie, Sharapova, Messi, Einstein, Mandela, Jordan y muchas otras y otros en diferentes campos. Se auto-retan con ambiciones inmensas y las alcanzan una y otra vez. Peter Thiel, co-fundador de PayPal y fundador de Palantir dice, “¿Cómo puedes lograr tu plan de 10 años en 6 meses?”.
 
3. Se imponen una elevada disciplina y obsesión en la ejecución (Cómo conseguir el sueño).

Los extraordinarios tienen rutinas muy claras y usan la práctica deliberada para aprender sistemáticamente y sobrepasar sostenidamente niveles de confort. Se obsesionan con el problema que están solucionando y con su resolución. Ellos viven en un estado muy especial donde una idea está tan impregnada en su vida que se encuentran dominados por esta. Se dan el tiempo necesario para divagar como estado para inspirarse, conectar ideas y crear. Los extraordinarios están obsesionados con sus clientes y seguidores y por servirlos como nunca antes se hizo. No se rinden jamás, saben que comer tierra es normal para avanzar. Ellos saben que la vida no es entretenida todo el tiempo, entienden muy bien que hay mucho trabajo que realizar y que se pasa por muchos momentos de aburrimiento deliberado para conseguir logros. Cuando un extraordinario maratonista como Eliud Kipchoge está entrenando y perfeccionando su respiración ante un alto agotamiento entiende que pasará por momentos de aburrimiento necesarios para aprender y avanzar. Ellos están siempre expandiendo sus vidas con nuevas capacidades, recursos, oportunidades y logros. En definitiva articulan maravillosamente su visión.

4. Son altamente enfocados
(El sueño es todo su foco)
 
Los extraordinarios no solo son disciplinados sino que además son desproporcionadamente productivos. Como dice Steve Jobs, “decidir lo que no haces es tan importante como lo que sí haces”. Ellos tienen agendas muy bien diseñadas y entienden que estar muy ocupado en cosas inútiles es un mal que atenta contra sus extraordinarios resultados. Ellos gestionan su energía muy bien para hacer lo que deben hacer. Entienden muy bien que no todo suma. Ellos usan sistemas de colaboración muy eficientes para enfocarse muy bien en lo que los obsesiona. Ellos agendan muy bien sus momentos de divagación e inspiración. Sus rituales son muy claros y conocidos. Tienen bloqueados muy bien sus espacios de la semana para aprender a mejorar habilidades actuales como aprender las que necesitan. Saben que los acelerados cambios les van imponiendo aprender constantemente y muchas veces donde tienen debilidades. Odian usar su tiempo en largas reuniones innecesarias y procrastinar sin haberlo planificado.

5. Usan la Experimentación y falla continua como herramienta clave para aprender (Probar y fallar para gestionar la incertezas del sueño)

Los extraordinarios saben que viven en un mundo altamente cambiante y con muchas variables desconocidas donde además existen grandes restricciones, a veces externas y otras auto impuestas. Por esta razón usan la experimentación sucesiva para fallar rápido y aprender de esos errores. Usan el ciclo hipótesis, validación y aprendizaje en todo momento. Tienen grandes visiones pero saben que deben avanzar con paciencia pero sin respiro. Ellos fallan para aprender. Fuerzan la falla. Entiende que la única forma de ganar es aprender mas rápido que los demás. Como dice Jeff Bezos (Amazon), “si decides que vas a hacer solo las cosas que sabes van a funcionar, dejarás un montón de oportunidades en el camino. Dobla el número de experimentos por año y doblarás tu innovación” o Elon Musk, “el error es una opción aquí, si las cosas no fallan no estás innovando lo suficiente”. O como dice Sheryl Sandberg (facebook), “la capacidad de aprender es la cualidad más importante que un líder puede tener”.

6. Son altamente perseverantes y corajudos
(No ceder jamás en su sueño)
 
Los extraordinarios no sueltan nunca. Están tan inmersos en su visión y propósito de vida que perseveran en forma continua. Como decía Steve Jobs, “estoy convencido de que la mitad de lo que separa a los exitosos de los que no los son es pura perseverancia”. Ellos perceveran pensando en todo momento en su visión y objetivos de largo plazo. Tienen una energía vital enorme y saben muy bien que están corriendo una maratón. ¿Y se caen? Por supuesto que sí, y muchas veces, pero se levantan con aún mas fuerza y potencia. La perseverancia la consiguen con altos niveles de energía física y esfuerzo mental. Esto hace que estén en constante entrenamiento físico y mental para alcanzar altos estándares.

7. Influencian y empujan desenfrenadamente El equipo sueña también)

Tienen un poder de persuasión extraordinaria para movilizar a su gente y sus audiencias. Son extraordinarios en mostrar su visión y con su ejemplo indican que valores son los claves en sus vidas y organizaciones. Con su energía vital extraordinaria mueven a las personas como nadie lo hace. Lo más interesante que no es cuestión de días, ellos la entregan por años de manera de mostrar el camino para hacer la visión una realidad. Ellos obsesionan a todo su equipo, empresa o círculo de acción. Ellos saben muy bien que la clave del éxito de su visión es el equipo, por lo que cooperan abiertamente. Ellos contratan personas extraordinarias o que quieren transformarse en extraordinarias porque saben que son claves para el éxito de sus resultados de largo plazo. Animan a su gente a hacer preguntas difíciles, a ponerlos en jaque y a que les digan cómo hacer las cosas. Pueden ser introvertidos o extrovertidos pero buscan un estilo y sello personal para persuadir positivamente. Ellos usan formas muy peculiares e innovadoras para reunirse, conversar, dialogar, compartir, recibir feedback y persuadir.

Los extraordinarios en definitiva hacen realidad a lo largo del tiempo su ambiciosa visión.

Y no olvides que ser extraordinario está abierto a los que deciden serlo. Es voluntario.