Querer No es poder

Jun 27, 2018

El filósofo Séneca escribió, “a veces somos el peor obstáculo para nuestro propio avance: vemos dónde deberíamos ir pero aun así no somos capaces de tomar la decisión y emprender el camino”.

Los libros de autoayuda y muchas personas te intentan convencer reiteradamente que “querer es poder”. Pero la evidencia muestra que el 90% de las personas y equipos fracasan sistemáticamente en lograr grandes cosas creyendo que la esperanza es suficiente para que las cosas sucedan y más específicamente las cosas correctas. Moviéndose mucho pero avanzando poco.

Esta famosa frase “querer es poder” le da espacio a mucha gente para que solo crea que queriendo muy intensamente algo lograrán lo que se proponen. Es muy mal consejo.

Para hacer realidad las cosas que queremos al menos deberías tener presente 4 elementos muy importantes, espacialmente en el ambiente altamente incierto en que vivimos:

1. Ten muy claro tu Plan A y considera que de ahí en adelante lo que rige es del “Plan A al Plan que Funciona”. Tienes que estar muy abierta a explorar, porque el plan A es muy bueno para iniciar pero nunca resultará. Y muchas veces harás pivotes que te llevarán a lugares nunca pensados.

La apertura de mente, pensamiento crítico y creatividad son claves.

2. Experimenta sucesivamente con el objetivo de descubrir el camino para encontrar ese Plan que Funciona. Debes ser muy estructurado para ir validando e invalidando los supuestos que tienes y que crees que son verdaderos y que tantas veces no resisten cuando los pones a prueba. Nunca te quedes pegado en el Plan A. La realidad con clientes externos e internos dista mucho de nuestros supuestos. El mejor plan es el que en definitiva logra construir algo que los clientes quieren.

La clave es el pensamiento experimental.

3. Mantén un Pensamiento de Crecimiento que te informe que el cerebro no es fijo, por el contrario va acumulando conocimiento, habilidades y experiencias que lo hacen crecer y recablearse. Estamos siempre practicando, mejorando e incrementando nuestra inteligencia y habilidades con el tiempo.

La clave es aprender a aprender. Y aprender a olvidar.

4. Genera un Sistema que te permita ser altamente persistente, enfocado y corajudo para alcanzar el gran objetivo de largo plazo que te trazaste. Se trata del Sistema y sus rituales los que te permiten conseguir lo que quieres. Aquí es donde generar hábitos y rutinas de acero te permiten conformar tu Sistema. Es ese Sistema el que te ayuda a no ceder jamás y lograr posible lo imposible.

La clave es el Sistema que creas deliberadamente. Sin nunca olvidar el contexto.