No Hagas Las Cosas Obsoletas Mejores

Jul 4, 2018

El sistema educacional imperante, basado en el modelo de fábrica de producción lineal y repetitiva de la revolución industrial, ya operado por más de 100 años. Se ha destacado por preparar a niños, jóvenes y adultos para un mundo que en la práctica ya no existe. Esto ha sido clave para mantener el status quo en Latinoamérica y dejar libre a actores como USA, Israel y Asia para cambiar el mundo radicalmente. Muchos ni se enteraron y otros creyeron que el status quo permanecería por muchos años más de lo que realmente ha sucedido.

En el caso de las empresas, muchas se han esmerado en preparar a profesionales en habilidades que ya no se necesitan o que operan en otros niveles y modelos.

Vemos tantas personas, organizaciones, empresas y países en el mundo creando mejores y más innovadoras soluciones a problemas altamente complejos. Todos los días vemos a grandes líderes que realizan cambios fabulosos con modelos innovadores que rompen las reglas del juego continuamente. Ellos hace rato entendieron que nuestras escuelas, universidades, organizaciones, empresas y países ya no pueden seguir “haciendo que las cosas obsoletas sean mejores”. Estos líderes y sus equipos han establecido modelos, condiciones y estructuras que conducen al progreso real de las personas.

Programas de innovación, programas para líderes, programas para emprendedores, actividades de colaboración, seminarios, carreras universitarias, políticas públicas, y tantas otras que podría estar describiendo por horas, caen sistemáticamente en prácticas obsoletas y peor aún tratan de hacer mejor lo obsoleto.

El mundo está realmente en otra dimensión. A veces pienso que los grandes líderes que están comandando el mundo viven en un universo paralelo que es imposible entender desde nuestro universo. Es de ese universo paralelo que se están inventando soluciones a problemas realmente relevantes, que cambiarán nuestras vidas para bien o para mal, dependiendo de cómo nos integremos a ese universo paralelo y qué hagamos ahí dentro.

Por ejemplo, el caso de Google y su auto que se conduce solo. El problema que ellos buscan solucionar es disminuir el número de muertes que se generan anualmente en el mundo por accidentes de automóviles y camiones. La mayor parte de estos accidentes se deben a fallas humanas. Así es como nace la solución de construir un auto que se conduzca solo, sin la intervención del hombre. ¿Seguirán los accidentes?, claro que sí, pero se reducirán drásticamente. Para esto usaron la inteligencia artificial como eje para lograr que estos pilotos automáticos pudieran hacerlo en ciudades donde hay miles de personas, vehículos y obstáculos que gestionar. Y de pasada están creando nuevas industrias y cambiando drásticamente otras como la de seguros y entretenimiento.

Este tipo de empresas fueron creadas para crear el futuro. Su organización, líderes y sistemas son dramáticamente diferentes a cómo los vemos en las típicas empresas, de todo tamaño (incluso emprendimientos que muchas veces parecen tan innovadores).

Ellos redujeron al mínimo hacer las cosas obsoletas mejores.

¿Y cómo evitar hacer las cosas obsoletas mejores?

1. Crea un sistema de aprendizaje avanzado de lo que sucede en el mundo y cómo impactará tu negocio y vida. No sirve ir a seminarios y ver por encima las cosas, debes entrar con toda potencia.

2. Contrata nuevos líderes de futuro que estén ya entrenados para crear el futuro. Entiende que deberás pagar sumas de dinero que no estás acostumbrado a pagar y darles condiciones muy superiores para que puedan hacer lo que se necesita hacer. Estos líderes colócalos en tu gerencias, directorios y comités de asesores. Seguramente ellos viven fuera de Hispanoamérica. Por ejemplo como Ministro de Energía de tu país nombra a Elon Musk, ¡sí!, Elon Musk.

3. Entrena tus profesionales con las habilidades que realmente se necesitarán en los próximos 5 años. Deja de enseñar lo obsoleto. Para esto deberás reinventar tu forma de ver a los profesionales y cómo el ser humano debe interactuar con las nuevas tecnologías disruptivas y aprovecharlas para crear cosas extraordinarias.

4. Entiende que los datos de tu empresa (de procesos internos, clientes, etc.) se conducen por una tubería con energía tan preciada como el petróleo, el gas o la electricidad. Úsala para meterte de lleno en la Revolución Predictiva. Usa el entrenamiento de algoritmos y la inteligencia artificial como base para mejorar la productividad y generar nuevos modelos de negocios. Rápidamente verás qué cosas obsoletas estás haciendo y muchas veces muy bien hechas.

5. Si eres inversionista comienza a probar con inversiones en empresas que estén cambiando el mundo. Aprende con ellas. Intenta escapar por un rato de la mentalidad extractiva de Latinoamérica.

 

No olvides qué hay algo peor que la ignorancia. No saber que lo somos.