Fracasar es un Sistema. Sigue estos 5 elementos para ayudarte a crearlo.

Ago 20, 2018

Fracasar es un proceso continuo en la vida de los profesionales y emprendedores. 

Se dice que se debe aprender de los fracasos. Pero la verdad que si no tienes un sistema o proceso de falla estructurado realmente no aprenderás nada relevante. Y caerás en desánimo o depresión y quizás nunca más lo intentes nuevamente.

Si analizamos la vida de personas que han creado y ejecutado negocios exitosos verás que detrás de sus historias encontrarás innumerables negocios en que fracasaron y también donde tuvieron éxito. Pero los medios y muchos libros se empeñan en mostrar a gente extraordinaria que aparece como si lo hubieran logrado en un día. 

Vivir ejecutando un sistema de falla y fracaso es un estilo de vida que se centra en sacar lecciones validadas de los errores y cambios que se han generado en la falla de un negocio o producto. 

Lo importante es que ellos entienden que fallar es un proceso serial. Este sistema o proceso serial continuo les va permitiendo conocerse y entender cómo abordar el siguiente reto. Son magníficos en entender y aprender nuevas formas de hacer y abordar las cosas, desde la idea hasta el negocio. 

Si fracasas y no rebotas es porque no tienes un sistema para probar nuevamente.

El sistema para fracasar una y otra vez y realmente aprender para llegar al éxito tiene 5 elementos claves:

1. Fracasar en la creación y ejecución de un negocio es un proceso que tendrá más fallas que éxitos. Lo que necesitas es que las cosas funcionen más veces de las que no lo hacen. El sistema debe saber crear suerte. 

2. El creador de negocios sabe que su sistema de emprender y crear en serie es clave a la hora de avanzar. Por eso vemos tantos profesionales y emprendedores seriales que no paran nunca de intentar. Muchas veces fracasan, unas pocas tienen éxito, pero en el camino se hacen más inteligentes, más talentosos, mejoran la toma de decisiones, mejoran su forma de relacionarse y liderar, generan una forma de crear energía y aprender a experimentar.

3. Tomar riesgo no es un tema puntual, es su estilo de vida. Un emprendedor que toma riesgo prueba muchas cosas. Tomar riesgo es en definitiva forzar el error para aprender. En ese camino no paras de avanzar nunca. No pierdes el tiempo pegado en el pasado. 

4. La alta perseverancia, desproporcionado fervor y alta flexibilidad para conseguir objetivos de largo plazo no se estanca con el fracaso. Se realza luego de intentar y probar muchas cosas. Algunos nacen más proclives al riesgo pero muchísimas y muchísimos personas que han logrado cosas fabulosas lo han conseguido montando un sistema de fracaso y aprendizaje estructurado donde la perseverancia va aumentando exponencialmente. 

5. Cambiar o abortar cuando sea necesario sin temor a empezar de cero es la forma de generar realidad. Es muy importante saber cuando has fracasado o estás cerca y hacer el pivote necesario. Lo puedes ver en tantas empresas que comenzaron con un negocio y terminaron haciendo algo totalmente diferente y muchas veces con el mismo equipo inicial. 

No se trata de fracasar. Se trata de ir probando un sistema estructurado de fracaso.