El eslabón semi-escondido que no le permite a tus equipos conseguir lo extraordinario. Es hora de tomar la decisión clave.

Nov 21, 2017

Los equipos de emprendedores, empresas y organizaciones fallan sistemáticamente en conseguir resultados extraordinarios por una simple y contundente razón, no cuentan con líderes extraordinarios que comanden sus equipos. Parece obvio, siempre se habla mucho del tema, pero cómo conseguirlo sigue escondido en zonas muy oscuras.
 
Esto le sucede a fundadores de emprendimientos, gerentes, académicos, profesionales, directores generales o gerentes generales. Son ellas y ellos la que no tienen las habilidades y capacidades de los líderes top performer. Ese gap entre lo suficientemente bueno y lo extraordinario es tan importante que hace la gran diferencia para alcanzar un éxito excepcional. Los líderes extraordinarios no son los buenos un poco mejores. Son otro tipo de especímenes, tienen otra forma de pensar, otra forma de crear, aprender, innovar, movilizar y ganar.
 
Lamentablemente nos aferramos a una búsqueda errada para encontrar razones de por qué no generamos resultados extraordinarios con nuestros equipos, escuchando constantemente cosas como:
 
“Los ecosistemas no están funcionando”
“No hay la suficiente innovación”
“No hay inversionistas” “Las grandes compañías no ayudan”
“Mi empresa es de otro tipo”
“La vida es así y hay que tomarla como es”
“Ya vendrán tiempos mejores”
“Hay tiempo, mantente tranquila”
“Los cambios exponenciales sucederán en muchos años más”
“Nunca me enseñaron”
“Mi jefe no entiende nada”
 
bla bla bla bla bla bla……………..
 
Los líderes extraordinarios son capaces de conseguir resultados excepcionales usando las restricciones a su favor y haciendo que sus equipos experimenten sucesivamente para encontrar el camino que les permitirá escalar y generar éxito fabuloso. El líder extraordinario no nace, se hace. Pero requiere de un aprendizaje y práctica intencionada de otra naturaleza de como se viene enseñando.
 
El liderazgo de cuarta generación es la clave. Un nuevo liderazgo que permite gestionar los próximos 5 años de forma muy distinta a como se hizo en años pasados. Es tan distinto que es posible que ya estés obsoleto o obsoleta.
 
Si no eres un líder extraordinario te sugiero tomar una decisión entre las 3 alternativas siguientes:
 
1. Aprender las habilidades requeridas para ser líder extraordinario de cuarta generación al mismo tiempo que manejas tu empresa y equipo. Es importante destacar que el aprendizaje no llegará creyendo que la experiencia del día a día te entregará lo necesario. No serás líder excepcional liderando, ni innovador excepcional innovando, ni movilizador excepcional movilizando. Lamentablemente es más complicado que eso. Requiere metodología de aprendizaje de 4ta generación.
 
2. Parar y reinnovarse desde cero. Eso requiere comenzar una nueva forma de vida. Escapar del presente y buscar el futuro de otra forma. Volver a aprender y desaprender muchas cosas. Por supuesto, con otra metodología. Ya no sirve la lógica de la revolución industrial.
 
3. Dejar que otra persona lidere el equipo dada sus capacidades extraordinarias, alto nivel de aprendizaje y la alta urgencia requerida para avanzar. Entregar es una forma maravillosa de reconocer limitaciones y habilidades de otra naturaleza. Además entregar está siempre relacionado con la ética. Apernarse a costa de otros, su éxito y felicidad es fatal.
 
Vivimos en una época de cambios exponenciales donde la sequía está en lo líderes extraordinarios. No busques excusas en otras partes para esquivar la verdad.
El liderazgo promedio es la muerte antes de morir.
¿Y sabes? tomar una de las 3 decisiones antes descritas te hará encontrar tu camino. Reflexiona.